Argentina y Chile en tránsito :: Día 23, andando sobre un Espectáculo Absolutamente Extraordinario

Tras el regalo improvisado de la tarde soleada y solitaria en el Perito Moreno del día anterior, esta era la jornada en la que estaba programada nuestra visita al famoso glaciar y a pesar de que iba a llover, decidimos seguir con el plan previsto y regresar al Perito Moreno. El día anterior habíamos contratado una excursión (la única forma de llegar hasta la cima de el Perito Moreno) para realizar un trekking sobre el mismo y allá que íbamos (por primera vez en todo el viaje: pertrechados de nuestras capas de lluvia).

Algo que ya nos habían avisado y que corroboramos (para nuestro asombro) in situ fue que en El Calafate todas las excursiones están manejadas por un mismo proveedor y, en consecuencia, no existe competencia ni política de precios. Son monopolios y; por tanto: lo que hay es lo que hay: si lo quieres bien y si no también.

Sorprende también, la relación de la familia y los allegados de los Kirchner con estas empresas… en fin, que todo queda en casa (sobre todo el dinero de los turistas).

Pero como no siempre se recorren los 12.000 kilómetros que separan Madrid del Perito Moreno, pagamos los 540ARS/74€ por persona (+ tasas de entrada al Parque) por realizar un pequeño trekking sobre el propio glaciar que ofrecía la empresa Hielo y Aventura.

A primera hora nos recogieron en un bus en nuestro hotel, y nos llevaron hasta el parque. Una vez allí nos embarcamos en un bote que navegó durante 15 minutos frente al Perito Moreno. La niebla que cubría todo ese día hizo que las imágenes que desde el barco tuvimos del Glaciar fueran mágicas.

El Perito Moreno desde el barco

Una vez allí, tras una explicación sobre la historia y las causas del comportamiento del Perito y un paseo andando por la “costa”, nos calzas los crampones para empezar la caminata. Aquí un consejo: cuidado que las capas de lluvia no sean muy largas porque dificultan mucho el recorrido que, por lo demás, es muy fácil y apto para todo el mundo.

Perito Moreno

Es cierto que llovía y hacía frío pero una vez que estás sobre el hielo glaciario todo esto se te olvida y empiezas a ser consciente de lo especial que es ese momento. Ves a lo lejos otros grupos que recorren el glaciar y gracias a ellos tienes perspectiva para darte cuenta de lo enorme que es el fenómeno natural que en ese momento te sustenta. ¡Y luego empiezas a descubrir cuevas, lagos y ríos y es que un glaciar es un pequeño paraíso geográfico por recorrer!

Perito Moreno

Subida a los crampones, bajo la manta de lluvia que no dejaba de caer me di cuenta que debería existir otra categoría para definir los lugares del mundo además de las ya conocidas de Patrimonio de la Humanidad o Maravilla del Mundo, una nueva categoría que recoja todos aquellos fenómenos/lugares/experiencias que te dejan sin aliento. Debería ser algo así como Espectáculo Absolutamente Extraordinario y para conseguir esta nominación, los sitios candidatos debería superar una prueba: conseguir maravillar a la gente en las peores condiciones climáticas posibles. Si, a pesar de la lluvia, el viento, la nieve, el calor atroz… la gente sólo puede hablar de lo increíble que es lo que está presenciando, entonces ese lugar/momento merece pasar a formar parte de esa categoría. Sin duda, esta nueva lista la inauguró para mí el Perito Moreno: la experiencia única de recorrer un glaciar, pasar por sus grutas, fotografiar sus lagos y descubrir sus ríos y cascadas… es un auténtico lujo haga o no sol.

Trekking por el Perito Moreno

Trekking por el Perito Moreno

Sobre el hielo estuvimos algo menos de dos horas que se nos pasaron extraordinariamente rápidas. Luego volvimos a tierra y entonces la magia del momento se rompió ya que empezamos a ser consciente de la lluvia que empapaba nuestras ropas, lo molestos que estábamos y que no había forma de secarte para entrar en calor ya que todo en el refugio estaba igual de mojado que tú.

Tras un tiempo para descansar y comer en la cabaña, tomamos un nuevo barco+autocar que nos llevó a las pasarelas que ya habíamos recorrido el día anterior pero que no pudimos resistirnos de volver a visitar.

El Perito Moreno desde las pasarelas

Hasta que no llegamos de nuevo a El Calafate (donde, por cierto, no había dejado de brillar el sol todo el día) y nos cambiamos de ropa no fuimos conscientes de lo especial que es este paseo. Daré la razón a todo aquel que diga que es caro, pensado para guiris y escaso de tiempo pero nadie puede dejar de sentirse único cuando da esos primeros pasos sobre la masa de hielo más famosa del planeta que es, a su postre, el primer Espectáculo Absolutamente Extraordinario de mi recién creada lista :)

 

 

  1. No comments yet.

*