#Transiberiano2011 >> Trayecto Moscú – Irkutsk

Tren Rossiya (Ruta Moscú – Vladivostok). Vagón 2. Compartimento 6. Litera 23. Duración: 74 horas y 45 minutos.

De duración variable pero de kilómetros fijos: 4.369 km. Este tramo del viaje es el que tienen en común las tres posibles variantes del viaje: da igual que pretendas hacer el Transmanchuriano, el Transmongólico o el auténtico Transiberiano, todos los itinerarios pasaran por este punto.

Las 75 horas que duran el trayecto pueden asustar sobre el papel pero, una vez en el tren, el tiempo va pasando de forma sosegada.

El primer día de ruta (estrictamente sería el segundo si conmutamos como día 1 la media hora del jueves que cogimos el tren) tiene un claro protagonista: el brillante sol que acompaña toda la marcha. La temperatura de día no baja de los 25º y se agradecen los rayos que, a través del cristal, te tocan la cara.

El primer día en el tren quieres conocerlo todo, curiosear tu compartimento y el resto de vagones. Todo te sorprende y todo lo quieres comentar. Un día después el samovar y el resto de las novedades de la jornada previa habrán pasado a ser tan habituales para ti como el microondas o el buzón de tu casa.

Compartimento tren Rossiya

La jornada segunda varía poco de la primera: bosques inmensos que sólo se ven interrumpidos por pequeñas aldeas que a veces dan la sensación de estar abandonadas y aisladas del mundo.

Fuera del tren la temperatura continúa siendo elevada aunque hoy hay más bruma y el día está menos brillante. Dentro, todo sigue el mismo orden y la misma rutina, tú

Todo sigue tranquilo. Tu compartimento es tu fuerte y en él te sientes a gusto y seguro. Cada bajada al andén en las numerosas paradas es una pequeña incursión en tierra desconocida. Nuestra provodnitsa nos vigila cada vez que nos alejamos del tren, somos su responsabilidad y parece totalmente entregada a su misión: llevarnos sanos y salvos a Irkutsk; aunque no sabe una palabra en inglés no tenemos problemas para comunicarnos, por suerte los gestos entre las dos culturas no varían mucho.

Venta de comida casera

El tercer día de ruta el paisaje empieza a cambiar. Es más montañoso y los pueblos con los que te vas cruzando parecen más autosuficientes: ves huertas, invernaderos, graneros, rebaños de animales… Las casas continúan siendo de maderas de colores con los tejados en contrachapado oscuro y con esa singular forma. Según te vas internando en Siberia te das cuenta como el otoño se está aproximando rápidamente a estas tierras. No importa que aún estemos a 28 de agosto, aquí las hojas de los árboles ya empiezan a palidecer e incluso muchas de ellas se han vuelto rojas. La temperatura también ha bajado. De los 25 grados que hubo el primer día de ruta, ahora apenas alcanza los 12º aunque el cielo continúa despejado.

Por la noche toca recoger todo lo que durante tres días has ido esparciendo por el compartimento y preparar las mochilas. A las siete de la mañana (hora local) el tren llegará a Irkust. Toca abandonar el pequeño refugio que durante más de 3 días ha sido tu hogar y tu medio de transporte.

Una vez en tierra prometes volver en unos días pero, claro, no será a ese tren, ni con esa gente y muchos menos con el ánimo pausado con el que ahora te lanzas a una madrugadora ciudad siberiana que te ha dado los buenos días bajo una impresionante manta de niebla.

Letrero tren Rossiya

 

  1. No comments yet.

  1. No trackbacks yet.

*