Posts Tagged ‘ Aeropuerto

Argentina y Chile en tránsito :: Día 27, caluroso recibimiento

Nos fuimos de El Calafate por la misma puerta que entramos: el moderno aeropuerto de la empresa privada London Supply. Sus enormes ventanales nos devolvían una apabullante vista de la pista de despegue junto al Lago Argentino.

Vistas desde el Aeropuerto de El Calafate

La pista de despegue del aeropuerto de El Calafate parece un camino directo a los Andes, que ese día se recortaban frente a un cielo azul luminoso. Desde el avión nos tocó despedirnos de esta increíble cordillera que nos había acompañado durante casi todo el viaje. Una vez en el aire, los primeros minutos del vuelo parecían seguir la ruta que los picos marcaban. Desde la ventanilla aún éramos capaces de distinguir todos los picos conocidos y las zona que habíamos visitado estos días.

Costaba aceptar que esa era la última oportunidad de ver los Andes, ya fuese rodeados de viñedos como en Mendoza o de glaciares en El Calafate.

A estas alturas en cualquier viaje, siempre me entraba la nostalgia por lo que se deja atrás y el arrepentimiento por todas esas fotos que no tomé y que tanto significaban en ese momento. En este viaje me fui con la sensación de que esas fotos nunca pudieron ser tomadas porque su imagen no habría sido más que un leve reflejo de lo que yo vi. Esta última imagen de la pista de despegue expectante y las cordilleras nevadas al fondo se quedó en mi retina porque ninguna cámara habría podido captar la luz del momento.

Buenos Aires nos recibió con una ola de calor, una huelga de basura y un apagón de luz generalizado, ¡hola, esta es la Argentina del Siglo XXI! Las ciudades y el ciudadano…

Al poner los pies en Buenos Aires se activaron todas las alertas que teníamos latentes: si había algo que nos habían repetido durante todo el viaje los propios argentinos era: ¡cuidado en la capital!

Asador Buenos Aires

Cogimos un taxi hasta el hotel boutique Duque en Palermo viejo (el capricho del viaje) y una vez allí dejamos todos los documentos de valor en la caja fuerte. Como el dinero también se nos acababa no costaba llevarlo en los bolsillos. Así pues, más ligeros de equipaje y con ropa veraniega nos perdimos en esta ciudad increíble.

Primera parada: una cena carnívora en un cálido asador porteño, apetecible plan, ¿verdad?

 

 

Argentina y Chile en tránsito :: Día 19, imágenes de la Patagonia

Antes de este viaje en mi cabeza la Patagonia eran lugares comunes sin ubicación real en el mapa ni conocimiento del mismo. Pero eso era antes.

Desde ahora la Patagonia para mi será Ushuaia con su leyenda y sus contradicciones como debe ser cualquier imagen de la Patagonia que se precie.

Contradicción que su denominación sea Tierra de Fuego cuando está rodeada de nieve.

Contradicción porque aunque es el Fin del Mundo a los geólogos les ayuda a entender el comienzo del mismo.

Contradicción porque venden un claim que oculta la belleza de sus tierras.

Contradicción porque de la nada que uno espera, se encuentra con mucho más que todo.

Ushuaia desde el Canal de Beagle

Desde el Glaciar Martial, última visita en Ushuaia, puedes darte cuenta de lo poderosa que es esta tierra tan extrema y del valor que tiene estar allí. Rodeado de leyendas, mitos e historia pero, sobre todo, de una naturaleza que es la protagonista entre todo y todos.

Un buen sitio el Glaciar para Martial para despedirte de esta tierra, desde lo alto, viendo el Canal de Beagle al fondo con la isla Amabarino e intuyendo dónde comienza el Parque de Tierra de Fuego a uno le da la impresión de sentirse en un mundo infinito.

Vistas desde el Glaciar Martial

Luego poco más quedaba por hacer. Despedirse de la ciudad y de la gente que tan bien nos había tratado y tomar un taxi hasta el flamante aeropuerto de la ciudad donde, antes de salir, tendrás que pagar las tasas aeroportuarias. Mientras miras por sus enormes cristaleras te preparas mentalmente para un nuevo vuelo-aventura sobre los Andes, esta vez a un destino aún más famoso: El Calafate, aunque sólo sea de paso por el momento ya que sin salir del aeropuerto un bus nos llevará a El Chaltén, una famosa zona de senderismo de la región. Una nueva parada del viaje que prometía tanto…

Despegando de Ushuaia

Carretera El Calafate - El Chaltén

Ya en El Chaltén, aunque miramos entre las nubes a ver si conseguimos intuir el famoso Fitz Roy que se oculta altivo detrás de ellas no podemos quitarnos de la cabeza lo que supuso Usuhaia para este viaje. Mañana ya tocaría centrarse en las rutas y montes que teníamos delante, de momento podíamos seguir recordando nuestro paso por el Fin del Mundo.

 

 

Argentina y Chile en tránsito :: Día 16, Ushuaia, un amor a primera vista

En el avión desde Trelew me preguntaba: ¿tiene sentido esta escala del viaje? Sí, sí, lo sé. Era demasiado tarde para cuestionarme eso pero…

¿Iba en busca del viaje mítico. De la exploración aventurera. Del ir por el único objetivo de poder decir: yo estuve allí? O, aún peor, ¿había sido capaz de ir hasta allí, a pesar del precio, la distancia y lo tonto que sería, sólo para tener la famosa foto con el cartel del fin del mundo?

Fue un vuelo lleno de dudas existenciales.

Los Andes desde Ushuaia

El aterrizaje en el aeropuerto de Ushuaia fue el más espectacular que he vivido nunca ya que la pequeña pista de aterrizaje se encuentra flanqueada por enormes cordilleras que obligan al piloto a tener que descender como si de un ascensor se tratase. De pronto el avión empieza a introducirse en las nubes densas que nos impedían ver nada y, como por arte de magia, aparecimos rodeados de esas espectaculares cimas nevadas picudas como cuchillos. Esas montañas estaban tan cerca que parecían que fuéramos a aterrizar en ellas pero, de pronto, el piloto lanzó e avión a un nuevo descenso a la nada… ¡Increíble el aterrizaje y la bienvenida que Ushuaia nos daba! Antes de que las ruedas del avión tocasen la pista mis dudas sobre el destino habían desaparecido completamente.

Avión aterrizando en Ushuaia

Y qué decir una vez que desde el coche que nos llevaba al centro de la ciudad vimos la famosa bahía de Ushuaia enmarcada al fondo con la siempre imponente cordillera de los Andes, bajo un inesperado cielo azul y con el Canal de Beagle en primer plano…. Literalmente, dejamos las mochilas en nuestro alojamiento y salimos corriendo a disfrutar de ese espectáculo.

Bahía de Ushuaia

En la Patagonia tienes que tener una cosa clara: no vale de nada mirar la previsión del tiempo, lo único que sirve es mirar el cielo y tomar decisiones para ese instante. El día antes a nuestra llegada había caído una espectacular nevada en la ciudad de Ushuaia (y, ya os lo adelanto, al día siguiente también nevaría) pero ese momento era perfecto para tomar un barco y recorrer el Canal de Beagle, después de haber paseado, arriba y abajo, toda la longitud de la bahía tomando fotos a su sorprendente fisonomía.

Casas típicas de Ushuaia

Las barcas que recorren el Canal hacen un recorrido de 4 horas, nosotros tomamos una navegación con Patagonia Adventure Explorer la cual llegaba hasta el Faro del Fin del Mundo pasando por la Isla de los Pájaros, la Isla de los Lobos… y volvía haciendo una parada en las Islas Bridges donde se desembarcaba para recorrerla andando. Creo que no importa demasiado qué destino tomen los barcos, la autentica maravilla está en el camino: focas, comoranes, lobos marinos, gaviotas, albatros, pingüinos, elefantes marinos, petreles…

Fauna en el Canal de Beagle

Fauna en el Canal de Beagle

Faro Les Eclaireurs

Islas Bridges en el Canal de Beagle

Antes del anochecer volvimos a tierra. Empezaba a hacer bastante frío pero el recibimiento que nos había dado Ushuaia era tan espectacular que hacía falta celebrarlo con una gran cena.

Fue entrar en el restaurante y el cielo debió de llenarse de nubes. Nubes que dejaron caer un enorme aguacero que durante unos minutos hacían temer que fuera a llegar el verdadero Fin del Mundo :)

 

 

Argentina y Chile en tránsito :: Día 13, puro tránsito

Lo más difícil de cuadrar en el planning del viaje fue el traslado desde Puerto Iguazú a Puerto Madryn. Finalmente, no hubo más remedio que renunciar a este día y dedicarlo a viajar desde el norte del país hasta el comienzo de la Patagonia.

Por la mañana aún nos quedaron unas horas para disfrutar de la piscina del Hotel La Sorgente donde nos habíamos alojado (alojamiento recomendable).

Después, nos fuimos al aeropuerto de Iguazú en autocar para comenzar la ruta:

El primer vuelo salió con 20 minutos de retraso; no había ningún problema porque la escala en Buenos Aires era de tres horas aunque finalmente fue una hora más debido al retraso en el siguiente vuelo.

Sin haber hecho nada en todo el día, nos presentamos en Trelew a las diez y media de la noche. De allí tuvimos que coger un transfer que habíamos contratado con Ryan’s Travel y que nos dejó en Puerto Madryn donde habíamos quedado con Adriana Mandolesi, de Wild Skies, para que nos entregara el coche de alquiler. Una vez tuvimos las llaves del coche nos fuimos a dormir; nos alojábamos en Casa Patagónica donde nos atendieron muy bien. La dueña, Eugenia, trabajaba dentro del Parque Nacional de Península Valdés por lo que nos ayudó bastante en la organización de las visitas pero eso fue en los días siguientes, de momento tocaba descansar del viaje dentro del viaje que habíamos tenido.

Atardecer aeropuerto de Buenos Aires

Lo único memorable del día fue el espectacular atardecer que nos regaló Buenos Aires para compensarnos por las horas de espera.

 

 

Argentina&Chile, el viaje que se convirtió en tuit -Día 14-

140 caracteres para describir 31 días de sensaciones.

Día de tránsito. Aeropuertos, retrasos y un bonito atardecer bonaerense desde el aeroparque.

Viaje Argentina día 14

Atardece sobre el aeroparque de Buenos Aires

Argentina&Chile, el viaje que se convirtió en tuit – Día 1-

140 caracteres para describir 31 días de sensaciones.

Llegar al aeropuerto con la cabeza llena de cosas pendientes q se convertirán en inacabadas en cuanto el avión despegue. Activando modo off

Viaje Argentina día 1

Aeropuerto Madrid Barajas, día 1 del viaje