Posts Tagged ‘ Madrid

Argentina y Chile en tránsito :: Día 31, recuerdos desde Madrid

Hace justo hace un año aterrizaba en Madrid tras unas cuantas horas de sueño y vuelo desde la capital Argentina.

Antes de aterrizar, por mi cabeza pasaban imágenes que aún/ya me parecían sueños: las de guanacos cruzando las vías de ripio, las de cardones de 6 metros de altura, las de una catarata donde siempre hay un arcoíris, las de las bufandas futboleras que presidían todos los bares, las de pingüinos perezosos empollando sus huevos, la del trío de orcas acechantes en la costa de la Península Valdés, la de un baile tan imposible como precioso como es el tango, la de una cordillera infinita que abraza los viñedos más hermosos del mundo, las del Fin del Mundo más bello jamás soñado, las casas de colores de una de las calles más arrabaleras de la historia…

Cataratas de Iguazú

Escultura Tango

Canal de Beagle

Volvía pensando que había saludado, aplaudido y llorado al ver a las luchadoras madres de mayo, había observado horas el Perito Moreno buscando nuevas quebradas, había pasado por el Fin del Mundo sintiéndome una exploradora, había rendido pleitesía a un Salvador Allende casi invisible en la capital por la que dio su vida, había visto enormes ballenas sacar a pasear a sus no menos enormes crías, había llegado tan cerca como nunca soñé de las Torres del Paine, había hablado de política y fútbol con todos los taxistas argentinos que me habían transportado de aquí a allá cual peli de Ricardo Darin, había comido carne, carne y más carne, había compartido banco y charla con mi heroína Mafalda, había probado vinos con historia en parajes inolvidables, había pasado del verano al invierno para luego volver a la primavera y retornar al otoño…

Faro del Fin del Mundo

El fútbol siempre presente en Argentina

Viñedos mendocinos

En el avión, mientras recorría los 10.000 kilómetros que me alejan de ese viaje, de esa casa prestada que fue Argentina empezaba a valorar todo lo que viví y desde entonces no he dejado de hacerlo:

Según pasaron los días, Mendoza se convirtió en mi pequeño paraíso argentino, el lugar al que vuelvo una y otra vez los días tristes grises y donde me iría a vivir sin pensármelo dos veces. Y Salta y todo el norte de ese país, el gran descubrimiento que no me canso de recomendar a todo aquel que me pregunta.

Iguazú fue una maravilla que no sólo me dejó con la boca abierta sino que me regaló unos días geniales de exaltación y disfrute.

El Chaltén lo tuvo todo para ser un horror y, sin embargo, me ofreció algunas de las mejores postales del viaje.

En el otro lado, en los recuerdos menos mágicos, se encuentra Santiago que me pareció una sombra sin personalidad, alejada de la imagen que yo tenía de ella; Puerto Madryn y sus ballenas fue la gran decepción del viaje debido a sus cielos plomizos, sus distancias infinitas y aburridas y ese mírame-y-no-me-toques que allí se da tanto. Quizás El Calafate no me dio todo lo que yo le pedí al comienzo del viaje pero su Perito Moreno hace que cualquier viaje allí ya merezca la pena…

Perito Moreno

Argentina me emocionó. Me traje la cercanía de su gente, siempre quejándose y siempre buscando conversación pero, al mismo tiempo, siempre atenta a tus opiniones y sensaciones. Me llevo esa colección de paisajes contradictorios que van del desierto caluroso, al glaciar más inmenso. Y sobre todo me llevo la sensación de ser parte suya,  de sentir que compartimos mucho más que lugares comunes.

Imagen calle Boca

Argentina&Chile, el viaje que se convirtió en tuit -Día 32-

140 caracteres para describir 31 días de sensaciones.

Qué raro se me hace decir que ya he llegado a casa tras un viaje en el que siempre me he sentido en casa…

Viaje Argentina día 32

Banderas argentinas

Ciudades literarias

Desde el pasado 11 de mayo y hasta el próximo jueves, la Fundación Mapfre organiza un ciclo de conferencias que pretenden ser un paseo literario por algunas capitales europeas.
Escritores y críticos literarios son los encargados de presentar estos recorridos urbanitas por aquellos lugares cuya importancia histórica los ha hecho relevantes posteriormente y por aquellos otros rincones que los autores elevaron a novela simplemente por su valor personal.

Cartel de las charlas Las ciudades sobre las que ya se ha charlado han sido Praga (por Paula Izquierdo), Florencia (por Susana Fortes) y Madrid (por Andrés Ibáñez).
Pero aún quedan tres conferencias interesantes para esta semana: hoy Antonio Orejudo hablará sobre Leyden, mañana le tocará el turno a París conducida de la mano de Jesús Ferrero y, el jueves 19 de mayo, Manuel Rodríguez Rivero subirá al estrado a la capital británica: Londres.

Interesante propuesta cultural-viajera en la que, por supuesto, el acceso es gratuito (hasta completar aforo).
Apuntad la dirección: Fundación Mapfre (Paseo de Recoletos, 23) del 11 al 19 de mayo

La Noche de los Libros Viajeros

Trasladada por motivos religiosos de su fecha original, el miércoles tuvo lugar la Noche de los Libros de Madrid. Podría haber sido reubicada de nuevo en el calendario para intentar agradar a los lectores más futboleros pero, finalmente, se celebró en un Madrid desierto y pendiente únicamente de la televisión.

Algunas librerías especializadas en viajes y aventura decidieron unir ambas pasiones: viajes & libros en una misma noche. Por ejemplo, en la librería De Viaje tuvo lugar el taller de creación de cuadernos de viaje ilustrados a cargo de Joaquín González Dorao, autor de los “Cuadernos de Viaje” que Lonely Planet ha publicado este año.

Joaquín empezó, como todos, siendo viajero antes que escritor o dibujante pero, poco a poco, los cuadernos que siempre lo acompañaban en sus viajes empezaron a tener más y más personalidad hasta que decidió empezar a organizar viajes sólo para pintar. Sus cuadernos, que constantemente ojeaba durante su charla, son una sucesión de dibujos, recortes y texto que permiten tener una visión muy personal del viaje que el autor había llevado a cabo.

Presentación del autor

Cuadernos de viajes hay tantos como viajeros existen. Los que no sabemos dibujar nos conformamos con escribir, pegar y guardar pero nos identificamos igualmente con el resultado que logramos. Es nuestro viaje en tinta, dibujado con caracteres y teñido de los colores que los adjetivos impregnan.

Una persona del público realizó una pregunta muy interesante: ¿estorba un diario a un viajero o engrandece su viaje?

Personalmente me considero una fanática de estos diarios de viaje (adaptados al estilo de cada uno) pero reconozco que a veces me obsesiona no poder estar transcribiendo al cuaderno alguno de los momentos que vivo en el viaje (no es tan fácil ni rápido ponerte a escribir como hacer una foto y ni siquiera siempre tenemos el tiempo y las posibilidades para hacer una foto) y, por supuesto, estos cuadernos van cogiendo valor con los días transcurridos por lo que se suma a la lista de objetos a cuidar y vigilar que acarreamos por cada país.

Ya tengo en mente (y en el cajón de mi mesa) mi próximo cuaderno. Uno que recorrerá conmigo tres países y muchos miles de kilómetros; las acuarelas se quedarán en casa pero seguro que con un boli y muchas letras podré llegar a representar en papel ese viaje.

 

Los lunes toca viajar

La recién estrenada tienda de National Geographic en la Gran Vía madrileña ha comenzado una interesante iniciativa denominada “Los lunes viajeros”.

¿Se os ocurre alguna forma mejor de empezar la semana que hablando de viajes? Sí, viajando pero como eso desgraciadamente no es posible siempre es bueno contar cerca con propuestas de este tipo.

Hoy se ha inaugurado este ciclo de conferencias con una charla de Jordi Canal sobre Mongolia. Un país tan enorme como desconocido, tan inhabitado como interesante, tan básico como complejo.

Logo National Geographic Store

Lo primero que te queda claro cuando alguien te habla de Mongolia es que no es un país fácil para viajar. Y no porque esté mal comunicado, tenga restringidos los visados o sea peligroso sino porque se trata de un país muy virgen, que aún conserva esa tradición nómada que tan aislado de las influencias exteriores ha tenido al país. Sin duda, este “pero” es su mayor pro: visitar Mongolia es conocer una cultura con mucha personalidad que se mantiene intacta pero en la que empiezan a aflorar, lenta pero imparablemente, rasgos de la cultura occidental.

Charla sobre Mongolia en la National Geographic Store de Madrid

La charla se basó, en un primer momento, en un recorrido por las principales zonas de interés para un viajero:

  • Por un lado Ulán Bator, la capital, que a pesar de ser poco monumental sí aloja un par de museos interesantes  así como el monasterio budista-tibetano aún en activo, Gandan, que merece la pena visitar.
  • El famoso Desierto del Gobi, llego de rocas, dunas y cañones.
  • La estepa del centro del país, en los alrededores de la zona de Arhangay; donde se puede disfrutar de unos de los paisajes más impresionantes de este país. Se dice que esta zona es una de las más alejadas del mar que hay en el mundo lo que ha influido en su entorno. Se trata de un paisaje con colinas infinitas y una naturaleza verde y frondosa, muy diferente a la que se puede visitar en el Desierto del Gobi, por ejemplo.
  • El lago Uvs Nuur, donde aún se pueden ver pastores de reno y manadas de los famosos caballos salvajes de Mongolia.
  • La zona de los Parques Naturales.

Además de comentar los principales puntos de interés del país, Jordi Canal ha hablado sobre algunos puntos interesantes de la cultura mongola, ha dado consejos prácticos y ha resuelto todas las cuestiones planteadas.

Sin duda, ha sido una buena forma de empezar la semana pero aún quedan muchas más, por si te quieres apuntar, estas son las próximas citas de “Los lunes viajeros”:

28 de marzo: Alaska

4 de abril: Armenia

11 de abril: Osos blancos

2 de mayo: Ruanda y gorilas

9 de mayo: Antártida

16 de mayo: Etiopía

23 de mayo: Hawai