Posts Tagged ‘ Palermo

Argentina y Chile en tránsito :: Día 30, llegó el adiós

Empezar el día dejando las maletas en la recepción del hotel no es la mejor forma de empezar el día.

Aún así, aún quedaba mucho que ver antes de coger el vuelo a las 23h de la noche para abandonar definitivamente Argentina.

Para empezar, teníamos una cita con una de las caras más famosas de este país: la de Mafalda. Seguro que pensando grandes verdades, este personaje nos esperaba sentada en un banco del barrio de San Telmo. Se me ocurren pocos homenajes más lindos que este.

Homenaje a Mafalda en Buenos Aires

Y ya que estábamos en el barrio no podíamos irnos sin visitar la Iglesia Nuestra señora de Belén y la Plaza Dorrego donde, todos los fines de semana, cobra vida el Mercado San Telmo. Antigüedades y cachivaches llenan las calles de este barrio bohemio.

San Telmo

Como contraste a la solera de San Telmo, la siguiente parada del día era el modernísimo barrio de Puerto Madero con sus depósitos abandonados y sus muelles reconvertidos en edificios de lujo y cuya imagen más característica es el perfil del Puente de la Mujer de Calatrava. En esta zona, un interesante edificio que merece una visita es el Museo Fortabat.

Puerto Madero

Además de volver a pasear por las atestadas calles comerciales de Microcentro, tomamos el subte para descubrir el barrio de Belgrano y el mercado de artesanía que todos los sábados llena de gente el barrio.

Y de ahí, vuelta a Palermo, a seguir paseando por el barrio y descubrir el insólito Jardín Japonés, construido por la colectividad nipona que vive en la ciudad y el cual ha sido visitado por los diferentes príncipes japoneses que han estado en el país.

Jardín japonés de Buenos Aires

Aún quedaban horas al día pero si algo tiene siempre Buenos Aires son atascos, así que tocaba recoger todo, decir adiós al continente y empezar el viaje de vuelta a casa; al otoño, a los días cortos y a la rutina… Sin duda, lo más raro de todo era decir que me iba a casa tras un viaje en el que siempre me había sentido en casa.

 

 

Argentina y Chile en tránsito :: Día 29, la Recoleta: un barrio con clase alrededor de unas tumbas

Buenos Aires es una metrópolis enorme y variada, intentar ver todo en tres días es una locura pero después de lo bien aprovechado que estuvo la primera jornada de nuestra estancia en la ciudad, salimos con ganas de superarlo pero no contábamos con un imprevisto: la tromba de agua que cayó a media mañana y que inundó media ciudad… está claro que tanto calor tenía que tener sus consecuencias.

El primer destino del día era el hermoso barrio de la Recoleta en el cual se unen las nuevas creaciones arquitectónicas con casas señoriales que cuentan la historia de la ciudad.

La Escultura Floralis Generica (en la Plaza de Naciones Unidas) es un buen ejemplo de cómo en este barrio de casas de estilo señorial francés hay espacio para todo tipo de apuesta por el arte. Esta escultura de 18 toneladas y 23 metros de alto, representa una flor y cuyos pétalos se abren y se cierran según la hora del día.

Escultura Floralis Generica

Tras pasear por la Plaza Pellegrini, la Avenida Alvear, el Paseo del Pilar o la Plaza de Francia hay que poner rumbo al Cementerio de la Recoleta una espectacular necrópolis en medio de la ciudad donde están enterrados algunos de los argentinos más selectos como pueden ser Evita Perón, Mitre, Sarmiento, Avellaneda, Roca, Alfonsín o Bioy Casares. A pesar de lo tétrico del lugar, es un espacio tranquilo donde pasear sin agobios en pleno Buenos Aires.

Cementerio de La Recoleta

Al salir del Cementerio comenzaron las primeras gotas y tuvimos que refugiarnos en un centro comercial próximo hasta que, unas horas después, el diluvio que asoló la ciudad en 120 minutos fue decreciendo hasta el punto de permitirnos llegar al Museo MALBA (calados, pero llegamos).

Este museo reúne obras del siglo XX y XXI de artistas latinoamericanos. Si la colección es una maravilla, el edificio no lo es menos.

Museo MALBA

Tras salir del Museo y aunque había dejado de llover, decidimos volver al hotel a cambiarnos y a recorrer el Barrio de Palermo: sus tiendas, cafés y plazas merecían ser paseadas sin prisas y sin necesidad de ser planeado con anterioridad.

Y como era la última noche bonarense, nos dimos un homenaje en La Cabrera, una excelente parrilla argentina que gozaba por aquel entonces de una enorme fama (bastante merecida, todo sea dicho).

La Cabrera restaurante