Posts Tagged ‘ Transiberiano

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: Z de Zigzaguear

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Tren Transiberiano

Z de Zigzaguear

Viajar a través de la ruta Transiberiana significa andar, moverse, desplazarse pero dejándose llevar; evitando la línea recta, las prisas y los atajos. Creando nuevos caminos que giren donde lo hacen los ríos, que sigan la curva de la montaña, que se paren cuando llega el lago, que vayan de un lado a otro creando ángulos perfectos para hacer esa foto que todo el mundo tiene en la memoria y que es, sin duda, un zigzag perfecto.

Si quieres hacer el Transiberiano tienes que tenerlo claro: vas a zigzaguear mucho, quizás demasiado. Porque Moscú y Beijing tenían muchas formas de unirse, pero la vía del tren no escogió la más directa pero sí la más legendaria.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: X de X (el factor desconocido en toda ecuación)

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

El Tren del Transiberiano que nunca cogimos

X de X (el factor desconocido en toda ecuación)

Un viaje que no te provoque vértigo, que no te haga contener la respiración y en el que no encuentres mil y un cruce de caminos posibles tiene poco de viaje y demasiado de vacaciones.

El Transiberiano, por mucho que algunos usemos nuestros días de vacaciones para hacerlo, es un auténtico viaje en el que la incertidumbre, las dudas y los problemas son parte del equipaje.

Y qué puede pasar: que pierdas un tren porque no sabes leer cirílico, que confundas la hora de salida de un avión, que te roben en un metro, que te encuentres con una nevada inesperada, que se acaben los billetes del único tren que podías coger, que la ventana del vagón no cierre, que te siente fatal la leche de caballo fermentada, que no consigas un alojamiento con agua caliente, que…

Hacer el Transiberiano supone estar preparado para lanzarse cada día por una montaña rusa y dejar que sus curvas y contracurvas te lleven por donde ellas crean, y es que en este viaje los raíles nunca son rectos ni fáciles de seguir.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: U de Ulan Bator

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Amanecer desde el tren en Ulan Bator

U de Ulan Bator

Hay una parada que no está en la ruta del Transiberiano sino en la del Transmongoliano: Ulan Bator (Mongolia) y cuya existencia determina, en buena parte, la elección de uno u otro recorrido.

Aunque el término Transiberiano suena más romántico y legendario que el de Transmongoliano, mucha gente elige este segundo itinerario y esto se debe a la posibilidad de internarse en uno de los países que ostenta la mayor desproporción del mundo entre kilómetros cuadrados de extensión e información que de él se dispone.

Mongolia es una auténtica aventura y una verdadera oportunidad que hay que aprovechar si se va a hacer el viaje.

Ulan Bator, la capital, es un lugar gris e incómodo pero termina resultando la forma más sencilla de empezar a moverte por el país, eso sí, con disponer de un par de horas para pasear por la ciudad tendrás tiempo de sobra para ver los puntos de interés. Del resto de la ciudad te harás una idea en las horas y horas que pasarás en un atasco para entrar y salir de la ciudad. Por eso, si llegas a Ulan Bator en el tren de las siete de la mañana, intenta salir ese mismo día a descubrir el país y es que U.B. no es, para nada, la imagen de Mongolia que buscas.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: T de Taquilla Central de Billetes de Tren

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Mapa Taquilla Central de Billetes de Trenes

T de Taquilla Central de Billetes de Tren

Ya hay un post en el que se explicaba cómo comprar los billetes de tren desde España a través de la web y otro en el que matizaba algunos aspectos aprendidos durante el viaje sobre la compra.

Aunque ya en ese post se hablaba de la Taquilla Central de Billetes de Tren de San Petersburgo, su importancia para el viajero que realiza el Transiberiano hace que se merezca una entrada en este diccionario.

Esta Taquilla es, en realidad, un enorme edificio de dos plantas cerca de la calle más famosa de San Petersburgo: Nevski Prospekt. En esta especie de ministerio se venden los billetes de tren para todos los rincones de Rusia; eso sí, todo perfectamente burocratizado y estandarizado. Por eso lo primero es encontrar en qué taquilla venden el billete que buscas, como siempre lo más fácil es mostrar el itinerario escrito en cirílico en cualquier taquilla y confiar que la persona que lo lea tenga a bien enviarte al lugar correcto.

Hay cientos de ventanillas tras las que unas funcionarias se pasan horas y horas esperando clientes. En la única ventanilla que encontré cola fue, casualmente, en la que yo tenía que sacar los billetes. Había 4 personas delante pero al tratarse de ser gente enviada por agencias de viajes, cada una de ellas tramitó muchísimos billetes por lo que la espera allí se prolongó durante un par de horas… mientras a nuestro alrededor todas las taquilleras seguían inmóviles, sin nada que hacer, esperando que fuera la hora de salir.

Si nos olvidamos de la cargante burocracia rusa ¿por qué merece la pena pasar por Nab kanala griboedova 24 a comprar los billetes de tren si se está en San Petersburgo? Por dos razones importantes:

–       Venden billetes internacionales que no son posibles de adquirir por la web; por ejemplo, los trenes que llegan a Mongolia.

–       Es posible adquirir los billetes con más de tres días de distancia mientras que en otras estaciones rusas no es así.

Y, si se tiene suerte, siempre puedes encontrarte con otros viajeros que te den conversación y te amenicen la espera como, en nuestro caso, fue encontrarnos con Tobias y Carolin, dos alemanes recorriendo el mundo de casa en casa, y con su anfitriona en Rusia que, además, nos ayudó muchísimo en la compra de los tickets.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: S de Samovar

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Samovar de un tren en el Transiberiano

S de Samovar

En todos los trenes del Transmongoliano te encontrarás con un samovar; un recipiente metálico (similar a un termo) que se emplea para almacenar agua caliente.

Es muy útil para preparar tés y cafés así como para “cocinar” noodles, sopas instantáneas o alguna de las otras viandas con las que alimentarse durante el viaje.

Realmente, los samovares existen en la cultura rusa desde hace un par de siglos pero entonces su función era más doméstica, y aunque seguían siendo recipientes donde hervir agua y mantenerla caliente, realmente se empleaban como teteras para preparar y tener siempre lista una infusión calentita.

Volviendo al Transiberiano, una vez que entres en el tren necesitas localizar tres puntos: tu compartimento, el baño y el samovar… y no necesariamente por ese orden.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: R de RZD

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Trabajador de los ferrocarriles rusos

R de RZD

Los Ferrocarriles rusos o RZD son una de las mayores redes ferroviarias del mundo, con una importancia impresionante en la economía rusa.

Su web en inglés http://eng.rzd.ru/ nos sirve para conocer su poderío y su expansión aunque no para comprar billetes (ver el post Comprando los billetes)

Cuando te pones a indagar en la historia de este tren te sorprendes con algunas anécdotas que marcaron su esencia actual. Resulta que la primera línea férrea fue construida por el zar Nicolás I para unir su palacio de verano en Tsarkoye Selo con Pavlovsk (y más tarde con San Petersburgo). Este ferrocarril se estrenó en 1836 y en las siguientes décadas el tren sufrió una verdadera expansión en Rusia… pero Siberia seguía aislada del resto de la vasta Rusia. Fue el agente comercial de EEUU en la zona de Amur quien propuso por primera vez al Gobernador de Siberia la creación de una vía ferroviaria que atravesase las regiones siberianas. Aún así no fue hasta 1891 cuando se aprobó la construcción del Gran Ferrocarril Siberiano. Durante ocho años se trabajó de forma frenética en la elaboración de una vía que se construyese de la forma más barata posible, tanto es así que se emplearon presos como mano de obra, pagándoles con reducciones de sus condenas. Para ahorrar no se hicieron túneles y todos los materiales empleados se sacaron de Rusia.

Finalmente en 1898 un tren efectuó por primera vez el trayecto Moscú – Irkutsk, eso sí, el Lago Baikal había que cruzarlo en barco.

Desde entonces, millones de trenes han atravesado Siberia, algunos llevando a presos a campos de concentración de los que nunca volverían, otros alejando a los emigrantes de las zonas rurales a las impersonales ciudades y aún hay otros que arrastrados por locomotoras de sueños, transportan a aquellos que buscan aventuras y nuevas experiencias de una punta a otra de Rusia.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: Q de Quién

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Gente en San Petersburgo

Q de Quién

De las miles de personas que te cruzas en un viaje sólo un puñado de ellas pasan a ser importantes. Se convierten, para bien o para mal, en las caras y los nombres de esa experiencia. Seguramente, con el paso del tiempo, los quiénes de cada viaje se irán reduciendo hasta quedarse únicamente en las personas más mágicas y determinantes de cada lugar pero, como aún es pronto, mi Transiberiano está formado por muchos rostros que, aunque unos cuantos ya carecen de nombre, me hacen darme cuenta que por encima de los paisajes y las vivencias, este es un viaje de personas con historias.

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: P de Provodnitsa

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Pasos de una Provodnitsa en la estación

P de Provodnitsa

Son las jefas, las auténticas máster del universo ferroviario ruso. Durante el tiempo que permanezcas en el tren dependerá de ellas tu bienestar y comodidad. Aquí no vale las generalizaciones: las hay bromistas, serias, bordes, maternales y vergonzosas.

Las Provodnitsas son las cuidadoras o responsables de los vagones del tren. Cada uno de los vagones tiene una o varias Provodnitsas a su cargo, estas duermen en el primer compartimento y

Suelen ser mujeres rusas de unos 30-40 años que se pasan la mitad de sus vidas (si no es más tiempo) viviendo sobre unos raíles de tren.

Su misión es comprobar los billetes de cada pasajero, entregar las sábanas y toallas, barrer y tener ordenado (más o menos) el vagón, controlar que los viajeros regresan al tren tras las paradas, avisarte cuando llegas a tu destino… en definitiva, ellas gobiernan su territorio -su vagón- como mejor pueden o quieren hacerlo.

Y como formas de gobierno hay miles puede ser que tu Provodnista opte por la anarquía, o por la dictadura, o por ignorar sus obligaciones y a su pueblo (es decir, q ti)…

Son un mundo por descubrir y una de las tantas sorpresas que este viaje te tiene preparado.

 

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: O de Olores

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Collages fotos Transiberiano

O de Olores

Redescubrir o rememorar el viaje a través de la memoria olfativa es la forma más intensa de volverte a sentir “transiberiando”.

De esta forma, podríamos concluir que mi viaje empezó rodeada del olor a desinfectante, fruta de mercado y pulcritud propia de Finlandia. De ahí a Rusia, lugar que está asociado al olor acre de la gasolina mal consumida, la humedad decadente de los muros históricos de sus edificios y el de las multitudes que se amontonan y se mueven como ejércitos descabezados. Luego llegó Mongolia, donde al olor de animales y excrementos se une el del vacío, la tierra y el agua. Y todo acabó en China, donde se mezcla con el olor del aceite frito, el humo de los coches, la dulzura empalagosa de las flores y frutas y los caros perfumes que ambientan las tiendas de lujo.

Y, por supuesto, también están todos esos olores que no llegas nunca a oler durante el trayecto en tren: los bosques, los ríos, los lagos, la leña de las casas… están detrás de un cristal que hace que veas el humo salir de las chimeneas pero no captes nunca el olor a tronco quemado.

 

Este es otro viaje. Un recorrido guiado por el olfato que ayuda a las imágenes a ponerlas en un contexto más cercano y, curiosamente, más tangible.

 

DICCIONARIO DEL TRANSIBERIANO: N de Noodles

Diccionario del Transiberiano: Un pequeño repaso al viaje siguiendo el mapa del alfabeto.

Comida Transiberiano a base de noodles

N de Noodles

O llamémoslo sobrevivir porque alimentarse es quizás un verbo demasiado generoso

No te engañes, por muchos alimentos que adquieras en las grandes ciudades y comida preparada le compres a las babuskhas terminarás recurriendo a los noodles preparados que sólo necesitan agua caliente para estar listos.

Y un bote no está mal… pero al quinto empiezas a odiarlos a muerte y te sientes un poco astronáuta, cocinando con tanto sobre y tanta mezcla extraña.

Pero, un Transiberiano sin noodles es como una escapada a Valencia sin paella o una estancia en Japón sin sushi… lo queramos o no es la comida típica de este viaje.

Los amantes de la alta gastronomía tendrán que buscar otro viaje o dejar sus espectativas culinarias en su país de origen, ¡aquí el noodle es el rey!